miércoles, 15 de abril de 2009

El portavoz de la plataforma contra la privatización ve «inadmisibles y delictivos» los votos de rechazo a la consulta popular

La Nueva España.

Un debate que tensa al gobierno

El PSOE rechaza en solitario el referéndum del agua e IU le acusa de desoír a los vecinos

• El portavoz de la plataforma contra la privatización ve «inadmisibles y delictivos» los votos de rechazo a la consulta popular
• Purificación García (IU) vuelve a cabrear a los socialistas: «El PSOE busca financiar el Ayuntamiento por la puerta de atrás»


La consulta popular que piden los vecinos para elegir el modelo de gestión del servicio del agua tiene pocas posibilidades de éxito. Ayer el PSOE rechazó la propuesta planteada por la plataforma Agua Pública, y avalada por más de 17.000 firmas validadas (aunque se presentaron 21.000), durante una Comisión de Hacienda en la que sólo IU votó a favor de la convocatoria del referéndum. El portavoz de la coalición, Fernando Díaz Rañón, acusó, por ese motivo, a sus compañeros en el gobierno local de desoír el «clamor popular» y de «cargarse de un plumazo» el reglamento de participación ciudadana.

Tanto el PP como ASIA se abstuvieron durante la votación en la comisión, aunque el portavoz de los independientes, Miguel Ángel Villalba, aseguró que su partido apoyará la iniciativa ciudadana. Los populares, por su parte, dejan en manos de los órganos del partido la decisión que se adopte en el Pleno que se celebrará el próximo viernes. Antonio Sabino, de los no adscritos, aunque valoró el trabajo realizado por la plataforma, aseguró que su grupo o se abstendrá en la votación plenaria o votará en contra. «El Pleno ya adoptó una determinación y nosotros creemos que es una necesidad cambiar el sistema de gestión del agua», dijo.

La portavoz del PSOE, Ana Concejo, por su parte, volvió a insistir en que la constitución de una empresa mixta para gestionar el servicio del agua fue una propuesta que se debatió en el Pleno y que cuenta con el apoyo de 23 de los 25 concejales. «La plataforma ha recogido firmas sobre premisas que no se ajustaban a la realidad ya que nosotros lo único que queremos es la mejora del servicio público del agua y no planteamos que el Ayuntamiento se quede fuera de su gestión; al contrario, será el Pleno el que tenga las competencias para fijar el precio del servicio», aseguró. La edil socialista reiteró que el cambio de gestión garantiza durante los próximos años la mejora de la red.

Durante el debate de la consulta popular también se le dio la oportunidad de intervenir al portavoz de la plataforma, Alejandro Cueli, que expuso los motivos por los que los vecinos rechazan que el agua sea gestionada por una empresa mixta, pidió la paralización del proceso e instó, apelando por el reglamento de participación ciudadana, a la convocatoria del referéndum. Tras su participación en la comisión, Cueli se mostró indignado ya que aseguró que en la reunión se había impuesto «la razón de la fuerza, no la fuerza de la razón». «No nos permitieron escuchar los argumentos que pudieran dar nuestros concejales para incumplir la ley (convocar el referéndum) ya que una vez terminada la exposición fui invitado a abandonar la comisión. Consideramos esta actitud caciquil, de prepotencia y despotismo; no de participación ciudadana. Tampoco se nos facilitaron los informes técnicos que manejan todos los grupos políticos, a los que tenemos derecho, a pesar de haberlos solicitado», aseveró Cueli. El portavoz de Agua Pública considera que la actitud de los concejales que se abstengan o voten en contra de la consulta popular es «inmoral, ilegal e irresponsable». «El voto en contra constituye un golpe de Estado privatizador ya que vulnera la legalidad al incumplir el reglamento de participación ciudadana. Por eso, su voto contrario es delictivo e inadmisible», afirmó Cueli.

Tras la intervención de la plataforma comenzó el turno de los políticos. Durante el debate, la representante de IU en la Comisión de Hacienda, Purificación García, llegó a decir: «Con la privatización del agua, el PSOE busca financiar el Ayuntamiento por la puerta de atrás», en referencia al cobro de un canon a la empresa, según confirmaron concejales del PSOE y PP. Esas palabras indignaron notablemente al portavoz popular, Constantino Álvarez, que recriminó a la edil de la coalición su actitud, mientras que su homóloga en el PSOE, Ana Concejo, se limitó a decir que un representante público «debería cuidarse más» cuando habla de cuestiones tan delicadas. «El Ayuntamiento cometería una irresponsabilidad si no pidiera ese canon a la empresa ya que pone a su disposición instalaciones que son públicas», afirmó Concejo.

Para Constantino Álvarez, la única pretensión de García con su declaración era «envenenar el ambiente». «Con informes técnicos favorables y con la tramitación bien realizada, es lamentable que IU siga utilizando ese lenguaje con el único objetivo de enturbiar la decisión del Pleno», aseguró. Álvarez instó a IU a que si tiene «la más mínima prueba» de que el proceso pudiera ser «turbio», acuda a los tribunales. «Si no puede probar lo que dice, igual los que tenemos que ir ante el juez somos nosotros con el fin de defender nuestra honorabilidad», avisó el portavoz de los populares.

Fernando Díaz Rañón, por su parte, volvió a levantar la voz a favor del cumplimiento del reglamento de participación ciudadana. «Vemos cómo todo lo que huele a participación al PSOE le asusta, por lo menos en Avilés, ya que no sucede lo mismo para otras cuestiones en las que sí utiliza a los vecinos», aseguró el portavoz de IU. Díaz Rañón tiene claro que contar con todos los vecinos es una «política de izquierdas» «y el PSOE acostumbra a cercenar su participación». «A nosotros, esas políticas no nos gustan y eso genera elementos de debate a los que nos vamos a enfrentar», apuntó el también coordinador general de IU de Avilés.

El PP aprovechó, además, que se estaba hablando del referéndum del agua en la Comisión de Hacienda para solicitar otro sobre el soterramiento de la barrera ferroviaria, que rechazaron tanto el PSOE (por no ser un tema de competencia local) como IU (por desvirtuarse la consulta popular del agua y las firmas obtenidas). «Nosotros creemos que se pueden consultar 6 y 7 cosas a la vez y así no se marea a los ciudadanos con tantos referéndums diferentes», aseguró Constantino Álvarez.

Por otra parte, los socios de gobierno sí votaron conjuntamente para dar ayer el visto bueno en la Comisión de Hacienda a la modificación del presupuesto para destinar 336.000 euros a la reparación de la cubierta del polideportivo del Quirinal por la vía de urgencia. «Ya están todos los mecanismos en marcha para que los desperfectos ocasionados por el temporal de marzo en el complejo se subsanen en el menor tiempo posible», explicó la concejala de Recursos Económico-Financieros, Ana Concejo.

«Oponerse a la consulta popular es inmoral, ilegal e irresponsable»

Portavoz de la plataforma Agua Pública

«El referéndum puede poner en entredicho lo decidido por los políticos»

Portavoz del PP

«La plataforma ha recogido firmas sobre premisas que no se ajustan a la realidad»

Portavoz del PSOE

«No se puede desoír lo que piden más de 21.000 firmas, ASIA votará a favor de la consulta»

Portavoz de ASIA

«El PSOE se ha cargado de un plumazo el reglamento de participación ciudadana»

Portavoz de IU

«El Pleno ya adoptó la determinación de constituir una empresa mixta para gestionar el agua»

Portavoz de los no adscritos


La Voz de Asturias.

PRIVATIZACION DEL AGUA

PP y ASIA decidirán sobre el referendo

El PSOE invalida 4.000 de las firmas de la Plataforma

Los votos del PP y ASIA determinarán la convocatoria o no de un referéndum popular que dictamine acerca de cual es el modelo de gestión del agua que se implante en Avilés. En la comisión de Hacienda de ayer el PSOE votó en contra de la llamada a las urnas, mientras que IU lo hizo a favor. Por su parte, ninguno de los dos partidos de la oposición se posicionó al respecto, reservando su decisión para el pleno que se celebrará esta semana. Los concejales no adscritos darán a conocer su opinión también en dicha sesión, ya que no tienen derecho a voto en las comisiones.

En la reunión de ayer se permitió la presencia del presidente de la Plataforma en Defensa de la Gestión Pública del Agua, Alejandro Cueli, aunque no de otra de las representantes, Alicia González, cuya entrada fue vetada. "Sólo me dejaron entrar cuando se debatió ese punto, expuse la postura y salí", criticó Cueli. El portavoz demandó a la corporación, además, la paralización inmediata del proceso de privatización del agua y que el servicio siga prestándose desde lo público.

Además, en la comisión de ayer el gobierno local indicó que de las 21.000 firmas presentadas por la Plataforma demandando la celebración de una votación popular, tan sólo se consideran como válidas algo más de 17.000. De todas formas, suponen el 20% de la población avilesina mayor de 18 años, con lo que se dobla el porcentaje reclamado para poder solicitar el referendo.


La Voz de Avilés.
El PP insiste en vincular el referéndum a otro sobre el soterramiento, y sólo IU lo apoya por ahora

El PSOE es, por ahora, el único grupo político que ha expresado oficialmente su rechazo a la convocatoria de una consulta popular sobre la gestión del suministro del agua. PP y ASIA han decidido abstenerse para no expresar su opinión antes de que el asunto sea tratado definitivamente en el Pleno del próximo viernes, mientras que IU defendió ayer de nuevo la convocatoria del referéndum.
Al final, la propuesta de consulta popular cuenta con el refrendo de 17.341 firmas, después de que fueran validadas y comprobadas las 21.000 que fueron recogidas en los dos últimos meses por la plataforma cívica constituida contra la privatización de la gestión del servicio. En algunos casos, se hallaron firmas duplicadas y, en otros, apoyos de personas censadas en otros municipios. Con todo, la cifra supera más que ampliamente las poco más de 7.000 que hubieran necesitado para proponer la convocatoria de la consulta, ya que la plataforma ha logrado al final el apoyo expreso del 25% de los avilesinos mayores de 18 años.
En la comisión celebrada ayer, no obstante, los grupos políticos municipales no llegaron a debatir la propuesta de la plataforma, sino directamente su rechazo de acuerdo con una serie de criterios técnicos, como que el cambio en la gestión del agua «es una decisión administrativa ordinaria» que no requeriría «de algo tan costoso» como una consulta popular, indicó la portavoz socialista, Ana Concejo.
Así pues, el PSOE desoyó las peticiones que pudo plantear en la comisión celebrada ayer el portavoz de la plataforma que promueve la consulta, Alejandro Cueli, a quien no pudo acompañar la dirigente vecinal Alicia González. «Las comisiones no son públicas», apuntó Concejo, quien señaló que sólo se permitió la intervención de Cueli porque él era el firmante de la petición cursada a tal fin, y siguiendo «estrictamente las normas» vigentes. «Me han dejado pasar, me han dicho que diga lo que venía a decir, y que me vaya», se quejó Cueli tras abandonar la comisión.
En el interior de la sala los portavoces de PP y ASIA se abstenían ante la propuesta de rechazar el referéndum. Los primeros, porque sólo aprobarán la convocatoria de la consulta si el mismo día se pregunta a los avilesinos por el soterramiento de vías. «¿Por qué vamos a marear a los ciudadanos con distintos referendos para cada cosa?», se preguntaba el popular Constantino Álvarez. ASIA también se abstenía, aunque previsiblemente darán su apoyo al referendo, aunque su posición con respecto al cambio de gestión del suministro de agua sea afín a la de los socialistas.
Así pues, la edil de IU, Purificación García, se quedó sola defendiendo la consulta y rechazando la privatización de la gestión del agua. Para ella, el hecho de que se obvien las más de 17.300 firmas supondrá la puntilla a un sistema de participación ciudadana de «dudosa credibilidad». Al tiempo, insistió en que el proceso que ahora emprende el Ayuntamiento supondrá un sobrecoste para los ciudadanos que IU calcula «en cien euros al año por avilesino», y que se podría evitar con la creación de una empresa pública, como en Gijón.
La comisión evidenció de nuevo el enfrentamiento entre los socios de Gobierno, hasta el punto de que la edil de IU, según criticó el PP, habría acusado al PSOE de «querer financiar el Ayuntamiento por la puerta de atrás con la privatización». Para Álvarez, una afirmación así «es intolerable».

No hay comentarios: