viernes, 13 de marzo de 2009

Los expertos invitados por IU piden una gestión del agua pública y participativa

http://www.lne.es

El gerente del consorcio de Sevilla dice que detrás de una privatización «hay una financiación para pagar endeudamientos de otros sectores»

Una gestión del servicio del agua pública, transparente y participativa. Eso es lo que defendieron los expertos y profesores que ayer acudieron a la ciudad invitados por IU de Avilés para participar en una jornada técnica sobre la gestión pública del agua. «Del debate sobre los modelos de gestión pública y privada resulta un posicionamiento hacia el primero pero, eso sí, superando sus limitaciones, los vicios, los problemas habituales de opacidad y de burocratización», explicó Leandro del Moral, presidente de la Fundación Nueva Cultura del Agua. Abogó, además, por incorporar mayores dosis de responsabilidad ambiental y de los consumidores sobre los costes que la prestación de ese servicio acarrea.

Los procesos privatizadores que se están produciendo en varios municipios españoles, como en el caso de Avilés, se deben, según el profesor Pedro Arrojo, al alto grado de «degradación y anorexicación» de la gestión pública. «Los ayuntamientos, si se ven pillados financieramente y les llega una empresa y les dice que les va a dar liquidez para no tener problemas, no tienen dudas en venderle los muebles. La irresponsabilidad no es del privado, sino de la función pública», apuntó Arrojo.

Jaime Morell, gerente del consorcio provincial de aguas de Sevilla, por su parte, afirmó que cuando se produce una privatización del servicio siempre hay detrás una financiación, «pero no para infraestructuras hidráulicas, sino para pagar endeudamientos de otros sectores». «Eso, yo creo, es ilegal», denunció.

Los participantes en las jornadas celebradas en el centro de servicios universitarios de Avilés defendieron que el servicio público de abastecimiento es una obligación de los municipios, «un derecho humano», y para llevarlo a cabo tiene que haber la máxima transparencia. «Los ciudadanos tienen que participar en las decisiones, tiene que haber una rendición de cuentas por parte de la Administración o que haya auditorías para que haya un control exhaustivo de lo que se hace. Eso, sin embargo, es una exigencia que aún no se ha conseguido en España», comentó Morell.

Los ponentes criticaron, además, los modelos basados en la gestión mixta del servicio. Aseguraron que, pese a que la parte pública tiene una parte en el accionariado, la privada, al final, se suele quedar con el control de la gestión «sin que la Administración haga nada para evitarlo». «Uno de los argumentos que se utilizan para privatizar es que el servicio no es rentable. Quien diga eso es un incompetente», aseveró Pedro Arrojo.

Al acto organizado por IU de Avilés acudieron también Jaume Delclós, ingeniero industrial, y Francisco Caño, representante de la Federación regional de asociaciones de vecinos en la mesa del agua de Madrid. El primero abordó la situación del servicio del agua en Cataluña y aseguró que gran parte del suministro a los hogares está en manos de empresas privadas, principalmente de Aguas de Barcelona. Francisco Caño, por su parte, explicó cómo la Comunidad de Madrid quiere privatizar el Canal de Isabel II pese a tener amplios beneficios. En la capital, como en Avilés, la presidenta, Esperanza Aguirre, tiene en contra a muchos vecinos, a los sindicatos y a la Confederación de Usuarios y Consumidores.

La voz de avilés.

«No se debe privatizar un derecho básico», dicen los expertos de Nueva Cultura del Agua



No hay comentarios: