jueves, 5 de marzo de 2009

Entrevista con Francisco Caño, representante de la Mesa del Agua

http://www.psoe.es

“Si se privatiza el Canal el agua empezará a encarecerse, porque los beneficios se repartirán entre los accionistas”

Nadie habría dicho que haría falta defender el libre acceso al agua, al menos no en la Comunidad de Madrid, pero así es. Francisco Caño representa a la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos como responsable de Medio Ambiente y Consumo en la Mesa del Agua. Una organización que se ha visto abocada a salir a la calle ante la voracidad privatizadora de quienes se atreven a contradecir incluso a Naciones Unidas en el decenio internacional para la acción a favor del agua como fuente de vida. Recientemente ha participado en la mesa redonda contra la privatización del Canal de Isabel II que se celebró en la Agrupación.

Por Alicia González.

¿Por qué nace la Mesa del Agua y con qué objetivos?

La Mesa del Agua debería haber nacido hace varios años para tener un colectivo que se encargara de todos los problemas del agua, que son muchos, sobre todo durante los últimos años, unas veces porque ha habido sequía, otras porque ha habido mala gestión y siempre porque interesa que los ciudadanos estén concienciados de que el agua es un bien escaso y además es un polo de desarrollo que hay que cuidar a todos los efectos. La espoleta que hace que nos animemos a montarlo es cuando se anuncia que la gestión del agua se la van a repartir unas cuantas personas; se va a privatizar la gestión y se va a sacar a Bolsa la mitad del Canal de Isabel II. Esto nos pone en alerta y entonces decidimos juntarnos una serie de organizaciones como los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, Ecologistas en Acción, CECU (una organización de consumidores que es de las más representativas de Madrid) y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos que agrupa a 250 asociaciones de vecinos en la Comunidad de Madrid.

¿Cómo repercutiría esa salida a Bolsa del Canal de Isabel II en el bolsillo de los ciudadanos y en el acceso a un bien de primera necesidad como el agua?

La ONU ha reconocido que el acceso al agua potable y al saneamiento es un derecho del ser humano y que además, deben de ser los poderes públicos quienes han de garantizar este derecho y regularlo. Siendo así, no cabe duda de que Madrid, nuestra comunidad, cuenta con una de las mejores aguas que hay en el mundo. No hay más que ver que es una de las pocas empresas públicas que es muy rentable; no es que sea rentable, es que es muy rentable (recalca) y este año ha tenido unos beneficios de 98 millones de euros, teniendo en cuenta que ha hecho un Teatro y un campo de golf en los terrenos de Vallehermoso. Todavía quedan dos millones de m2 de patrimonio del Canal y a mí no me extrañaría nada que si se privatiza podrían dedicarlo a especular, para favorecer a familias y amigos con lo que es de todos. En los últimos años ha tenido unos 80 millones de euros de media de beneficios, teniendo en cuenta que ha financiado el 40% del Metro Sur, que es una obra enorme.

¿Por qué se plantea la idea de sacar a Bolsa la empresa y privatizarla con esos resultados económicos?

Como todo tiene que argumentarse, la Comunidad de Madrid afirma que necesita 4.000 millones de euros para poder realizar unas obras de infraestructuras que garanticen el abastecimiento del agua en los próximos 20 años. Nosotros, la Mesa del Agua, hemos mantenido una serie de reuniones con instituciones… y hemos llegado al convencimiento de que la presidenta de la Comunidad quiere engañarnos. La justificación que pone la desmonta simplemente el Ministerio de Medio Ambiente porque resulta que las obras de infraestructura que, presumiblemente propone no las ha planteado formalmente en el Ministerio ni en la Confederación Hidrográfica del Tajo. Y donde se presume que quiere hacer dos presas no son necesarias; cuando dice que quiere abastecer de agua a una población de doce millones de habitantes, ni en el peor de los casos llegará a haber ese crecimiento vegetativo en Madrid en muchísimos años en la Comunidad de Madrid. Lo que tenemos ahora son seis millones de habitantes y el Canal tiene agua para poder abastecer a nueve millones de habitantes hasta el 2012. Ninguna de las previsiones, ninguno de los escenarios prevé que eso pudiera darse. Naturalmente lo que ella pretende –según nos imaginamos nosotros- es hacer tesorería; que el Ministerio de Medio Ambiente le de los 4.000 millones para hacer lo que le de la gana y no para invertirlo en esas infraestructuras, porque el Ministerio garantiza la financiación de las que sí son necesarias, a través del Ayuntamiento de Madrid y a través de la Comunidad.

¿Parece además que esas infraestructuras se plantean ex novo?

Si están planteadas. Existe un acuerdo por parte de la Comunidad de financiar un convenio que, si no se ha firmado está a punto de firmarse con el Ayuntamiento por 2.500 millones para poder financiar las obras de infraestructura que se necesitan en el ámbito del Ayuntamiento de Madrid y otros 1.500 millones más que está dispuesto a financiar con la Comunidad de Madrid para hacer obra de infraestructura en el resto de la Comunidad y además, financiárselo sin interés o a muy bajo interés a cincuenta años. Esto es lo que nos asegura la Confederación Hidrográfica, ahora, lo que quiere la presidenta de la Comunidad de Madrid es que los den 4.000 millones para tapar agujeros. La otra cuestión nos hace pensar en qué es lo que se oculta detrás de esta salida a Bolsa del capital: pensamos que lo que se quiere es hacer la misma operación que se hizo en su día con Telefónica; se privatizó, se le dio a un amiguete del señor Aznar y fue un refugio de otros políticos que fueron cayendo poco a poco de la política. En el Canal sí se ha detectado que en los últimos años se ha mejorado la gestión, porque han puesto a la cabeza a unos buenos técnicos y ahora vemos que lo están descabezando para que empiece a dar problemas, siguiendo el ejemplo de lo que se ha hecho con la Sanidad para que no esté bien gestionada. Y sacarlo a Bolsa con el argumento de que se quiere dar a los madrileños y es lo que nosotros decimos siempre “si ya es de los madrileños, si es nuestro”.

¿Cómo incidirá eso en los ciudadanos?

En primer lugar yo me plantearía a quién va a beneficiar esa salida a Bolsa, dándoles la “joya de la Corona”, con el patrimonio inmobiliario del Canal en cuanto a terrenos, edificios, etc., para que los venda. ¡Ya sabemos quién se va a beneficiar: los que compren las acciones, eso está claro! Y ¿en qué se van a ver perjudicados los ciudadanos? Pues que en una empresa que no tiene ánimo de lucro y con una vocación de servicio público, hace campañas para promover el ahorro, procura que no haya fugas de agua, etc., y se preocupa de la calidad del agua, porque lo que tiene que hacer es invertir para que el agua sea mejor. Sin embargo, una empresa cuyo objeto es obtener beneficios no va a decir que ahorremos y no va a ser tan tonta de tirar piedras contra su tejado… Su política será “gasten ustedes más que cuanto más gasten, más beneficios tengo yo”. No se ocupará de mejorar las infraestructuras, haya o no fugas y por supuesto, no se ocupará de la calidad del agua, sino en todo aso, de crear una empresa VIP para embotellarla. Y además, actualmente hay que tener en cuenta que hay más de 2.200 trabajadores directos y más de 1.000 indirectos en el Canal. ¿Qué ocurriría? Pues que automáticamente muchos perderían el puesto de trabajo, para otros se precarizaría el empleo, porque se daría a ETT… Para los trabajadores sería muy pernicioso, porque se perderían los puestos de trabajo de calidad y eso lo saben todos los trabajadores. Ésos serían los efectos más importantes. Aparte de que en cuanto a la calidad, no se trataría con tanto cuidado el agua, vigilando que sea tan pura como ahora y no se promocionaría el que no hubiera despilfarro de agua.

¿Empezaríamos a notar los ciudadanos lo que cuesta el agua que sale del grifo?

Naturalmente. El otro efecto sería que se encarecería; empezaríamos por notar que no tiene la misma calidad y también nos encontraríamos con que empezaría a encarecerse, porque los beneficios se repartirían entre los accionistas y comenzarían a cobrarnos lo que realmente cuesta el agua. Véase por ejemplo lo que ha ocurrido con las tarifas eléctricas en el momento en que se ha liberalizado el mercado y más a partir de ahora.

¿Cuáles son vuestras reivindicaciones?

La Mesa del Agua lo que se propone son dos cosas, en primer lugar abrir un debate en la sociedad para poner en su conocimiento algo que le ha escatimado la Asamblea de Madrid, porque lo ha aprobado de un modo que linda lo democrático, con la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos a la Comunidad, en vez de hacerlo mediante un debate abierto. Estamos dispuestos incluso a promover una iniciativa popular para que esto se debata en el Parlamento y la ciudadanía sepa de qué va el tema. Además hemos iniciado una serie de conferencias a lo largo de todo el año donde vamos a contar con expertos que analizarán lo que ocurre en otras ciudades que ya han pasado por eso, que ya lo privatizaron y ahora vuelven a tener que recoger velas y reconvertirlo de nuevo en un servicio público.

¿Y qué acogida estáis teniendo por parte de los ciudadanos? ¿Ven con escepticismo lo que se avecina?

La acogida es tremenda, porque solamente los trabajadores del Canal al conocer esto se pusieron a recoger firmas a bote pronto y en menos de tres semanas recopilaron cerca de 40.000 firmas. El tema puede ser muy grave y eso lo entiende cualquier ciudadano; uno tiene un producto bueno y barato que le sale por el grifo, pero en el momento en que eso se vaya a convertir en un negocio, voy a perderlo. Nosotros estamos recogiendo experiencias de lo que pasó en Zaragoza, donde se quiso privatizar el agua y abandonaron la idea, o en Sevilla, donde se privatizó y ahora se ha montado un consorcio público que vuelve a recuperar las concesiones. El agua de París, que es el caso más sangrante de todos también lo han vuelto a privatizar y aquí en España nos hemos metido en una dinámica contraria a la de otras ciudades europeas que vuelven a reconocerlo como un servicio público. Aquí estamos todavía en el proceso de ida, mientras que los demás vienen ya de vuelta.

¿Habéis contactado con los partidos de la oposición en la Asamblea de Madrid?

Nos hemos dirigido a los tres grupos políticos de la Asamblea y por supuesto el PSOE e IU se han mostrado partidarios de apoyar todas las reivindicaciones de la Mesa del Agua y todas nuestras acciones. En cuanto al PP –hemos tenido una reunión con el responsable de Política Municipal- ha recogido todas nuestras peticiones y nos ha dicho que les dará traslado. Por una parte, nos ha manifestado que todos los ayuntamientos donde gobierna el PP está de acuerdo con la privatización y nosotros le hemos contestado que no nos lo creemos.

¿Tenéis previsto elevar vuestra petición más allá de la Comunidad de Madrid si no se pudiera detener?

Por supuesto acudiremos a la Confederación Hidrográfica del Tajo que dice que no puede invadir competencias que no son suyas, pero para recordarles que se dejó al Canal que gestionara ciertas competencias porque se trataba de un servicio público como son las presas y las conducciones de alta. El presidente de la Confederación nos asegura que no se van a privatizar y que no se les dará autorización, porque son competencias que no son suyas. Luego hemos recurrido por otra parte a algunos ayuntamientos, empezando por el de Madrid, con el fin de pedirles de que, como son convenios que se han firmado para que la Comunidad se encargara de la gestión del Canal de Isabel II, sean ellos quienes digan que no están dispuestos a permitir esa privatización. Es decir, que si va a hacer un negocio la señora presidenta a costa de una concesión que fue cedida mediante contrato por el ayuntamiento, que éste denuncie esos contratos.

¿Gallardón os ha llegado a recibir?

Hemos pedido una reunión y le hemos mandado una carta, a la que no nos ha contestado. Lo que sí sabemos por los medios de comunicación es que el alcalde va a hacer valer la cláusula que reza en el contrato y que dice expresamente que si se privatiza la gestión él resolvería la relación contractual. Se está hablando de muchos millones de euros.

¿Qué acciones vais a desarrollar?

Vamos a iniciar una serie de acciones fuerte, empezando el día 3 de marzo, promovida por los sindicatos, la asamblea de trabajadores, y que vamos a apoyar muchos integrantes de la Mesa del Agua y muchas organizaciones más. Ése día a las 19:00 horas habrá una manifestación que partirá desde Bilbao y terminará en Génova, porque allí es donde está la sede del Partido Popular de Madrid, protestando por esta iniciativa y para pedirle que retire este artículo de la Ley de Acompañamiento y que desista la presidenta de privatizar la gestión del Canal.

http://www.psoe.es
25 Febrero 09
Por razones ideológicas y de eficiencia el PSM defiende un modelo de gestión pública del Canal de Isabel II, una empresa que funciona bien, que tiene beneficios de cerca de 100 millones de euros al año y que ya pertenece a todos los madrileños. Miguel Aguado, secretario de Medio Ambiente del PSM, criticó de esta forma la intención de privatizar el Canal de Isabel II, anunciada hace unos meses por el gobierno regional.

Ayer se celebró en la Agrupación Socialista de Distrito Centro una mesa redonda, bajo el título “El agua ya es de todos. No a la privatización del Canal de Isabel II”,que contó con la participación de Miguel Aguado, secretario de Medio Ambiente del PSM, Francisco Caño, representante de la Mesa del Agua, y Pedro Santín, concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid.

Todos los participantes coincidieron en destacar que la única razón que impulsa a Esperanza Aguirre a privatizar una empresa eficiente y con beneficios, como es el Canal de Isabel II, es que “quiere hacer caja con las joyas de la abuela”.

La Mesa del Agua prepara una Iniciativa Legislativa Popular

Para Francisco Caño, representante de la Mesa del Agua, “se está hurtando el debate a los madrileños sobre una cuestión muy importante porque se trata del patrimonio de todos los ciudadanos/as y medidas cómo esta bien merecen una consulta popular para los ciudadanos pueden dar su opinión después de un debate en el que se cuente con toda la información al respecto". Caño señaló que la Mesa del Agua está trabajando para presentar una Iniciativa Legislativa Popular, que exigiría de 50.000 firmas para ser debatida en la Asamblea de Madrid, que permita recuperar este debate para los madrileños.

La Mesa del Agua se creó recientemente al conocerse las intenciones privatizadoras de Aguirre y agrupa a sindicatos y asociaciones como CC.OO, UGT, Ecologistas en Acción y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos.

Por su parte Miguel Aguado expuso la inequívoca oposición del PSM a la privatización del Canal de Isabel II y avanzó que la alternativa socialista pasa por un pacto del agua a tres niveles entre las administraciones central, autonómica y municipal y la futura creación de un Consorcio Regional de Gestión del Agua y los Residuos, defendiendo la gestión pública de estas políticas.

El agua en la ciudad de Madrid

Desde la perspectiva municipal, el concejal socialista en la ciudad de Madrid, Pedro Santín, denunció la falta de voluntad política de Gallardón de plantar cara a la privatización del Canal de Isabel II, subrayando que el gobierno local se negó recientemente a apoyar una moción del PSOE en el Pleno del Ayuntamiento en contra de la privatización de esta empresa pública.

Para Santín, Gallardón coincide con Aguirre en que su único interés en este caso es aprovechar la ocasión para “cuadrar las cuentas del Ayuntamiento” porque se ha dado cuenta del mal negocio que hizo en su día cuando cedió la gestión del saneamiento y las depuradoras de la ciudad al Canal a cambio de 700 millones de euros, una operación que reportará al Canal, en los próximos 20 años, un beneficio de más de 600 millones de euros que dejarán de ingresarse en las arcas municipales.

El concejal socialista denunció, así mismo, el incremento del 20% que en los últimos cuatro años ha experimentado el recibo del agua para los vecinos/as de la ciudad de Madrid.

Manifestación el próximo 3 de marzo

Francisco Caño aprovechó la celebración de la mesa redonda para anunciar la convocatoria de una manifestación el próximo 3 de marzo, a partir de las 19:00 horas, convocada por comité de empresa del Canal de Isabel II, con el apoyo de la Mesa del Agua, contra la privatización de la empresa pública que partirá de la glorieta de Bilbao y finalizará ante la sede del PP, en el número 13 de la calle Génova.

La mesa redonda sobre la privatización del Canal forma parte de las actividades propuestas por el Grupo de Trabajo de Medio Ambiente de la Agrupación Socialista de Distrito Centro y en su organización han colaborado la Secretaría de Medio Ambiente del PSM y la Comisión Ejecutiva de Distrito Centro del PSM-PSOE.

No hay comentarios: