viernes, 20 de marzo de 2009

El Pleno desoye a la plataforma y da un paso más para la gestión privada del agua

http://www.lne.es/

Amago de desalojo antes de empezar el Pleno


Los momentos previos a la sesión plenaria fueron tensos. Los miembros de la Plataforma Pro Agua Pública portaban en sus ropas unas pegatinas en las que criticaban la privatización del servicio. En ese momento varios agentes de la Policía Local -cumpliendo «órdenes de arriba»- les prohibieron entrar en el salón de Plenos «por lucir pancartas». Uno de los integrantes del colectivo fue, incluso, llevado a rastras y sacado por la fuerza al exterior de la sala, momento que recoge la imagen. Al final, la alcaldesa, Pilar Varela, autorizó su entrada.

El Gobierno avilesino escenifica una vez más sus discrepancias por el cambio de modelo del servicio y el PP acusa a IU de «sembrar dudas»

El Pleno municipal dio ayer un paso más para constituir una empresa mixta para la gestión del agua en Avilés, aunque no sin las críticas de IU y la plataforma Agua Pública por la decisión. PSOE, PP y los No Adscritos aprobaron ocho de las alegaciones presentadas al pliego de condiciones que regirá el concurso, de un total de 61 presentadas, y la memoria del ciclo integral del agua, por lo que ahora ya se pasa al proceso de adjudicación a una empresa privada mediante la convocatoria de la licitación del contrato. IU votó en contra, pese a que se habían admitido alguna de sus alegaciones, y ASIA se abstuvo.

Antes de comenzar la sesión tomó la palabra el portavoz de la plataforma, Alejandro Cueli, que insistió en su petición de una consulta popular «avalada por más de 20.000 firmas y por el reglamento de Participación Ciudadana». Luego el debate plenario, que se alargó durante seis horas, sirvió para escenificar de nuevo la tensión existente entre los socios de gobierno a causa del tema del agua.

Fernando Díaz Rañón, portavoz de IU, tomó la palabra en primer lugar y reivindicó los argumentos favorables a que una empresa totalmente pública se haga cargo del servicio. Insistió en que la gestión del agua genera beneficios, un aspecto que negó rotundamente Luis Ramón Fernández Huerga, concejal de Servicios Urbanos (PSOE), con datos en la mano. Según el edil, en 2007 hubo un déficit de casi un millón de euros. «Esa es la diferencia de leer la memoria entera y no escoger lo que más me guste. IU sólo incluyó en sus cuentas el gasto de personal y el gasto corriente, pero obvió otras partidas», aseveró Fernández Huerga. El concejal socialista recordó, además, que el 26 por ciento del agua que capta el Ayuntamiento «se pierde» y que con el dinero del canon que se destinará a inversiones se podrán mejorar las infraestructuras.

«Vamos a pagar el canon, las inversiones y el beneficio empresarial del agua y, eso, habrá que mirar a ver si es legal o no», espetó Díaz Rañón. El PP, al respecto, retó a la coalición a ir a los tribunales si ve el «mínimo atisbo» de ilegalidad en los pliegos de condiciones. «No se pueden sembrar dudas. Me preocupa la irresponsabilidad política de los que siguen defendiendo la empresa pública sin garantías de cómo afrontar las inversiones», afirmó Constantino Álvarez, portavoz de los populares.

ASIA, por su parte, se mostró favorable a que se lleve a efecto la consulta popular del agua, reclamada por los vecinos. «¿A qué tenemos miedo? Si lo que defendemos es cierto, vamos a ganar porque ya nos encargaremos nosotros de explicarlo», aseguró Avelino González.

Los concejales asistentes al Pleno municipal también aprobaron por mayoría destinar el remanente líquido de tesorería, que asciende a 3,7 millones de euros, a partidas relacionadas con el empleo y promoción económica después de un cruce de acusaciones entre PSOE y PP, así como la modificación de la relación de puestos de trabajo en 2009. Se dio el visto bueno, además, a varios planes urbanísticos.

http://www.lavozdeasturias.es

AVILES CONTINUA ADELANTE CON SU PROYECTO CON EL RECHAZO DE IU Y LA PLATAFORMA CIUDADANA.

Avilés rechaza crear una empresa pública del agua por su alto coste

El pleno, con los votos de PSOE, PP y los no adscritos, acuerda formar una sociedad mixta. Huerga dice que el ayuntamiento no podría hacer frente a unos gastos de 20 millones de euros.

El pleno de Avilés aprobó ayer con los votos a favor de PSOE, PP y los dos concejales no adscritos el pliego de condiciones definitivo que regirá en el concurso por el que se elegirá el socio privado que cogestionará con el ayuntamiento el servicio de agua. ASIA se abstuvo. En próximos días se publicará el documento, con las ocho alegaciones que han sido admitidas, en el BOPA como paso previo al envío de ofertas por parte de las empresas interesadas.

A pesar de que en la sesión de ayer tan sólo se debía haber hablado de las alegaciones al borrador inicial el debate, que duró más de dos horas y media, se extendió más allá y sirvió para tratar una vez más acerca de los modelos más adecuados para gestionar el servicio. IU, que votó en contra continuó defendiendo la idea de que considera más adecuado la creación de una empresa pública. Luis Ramón Fernández Huerga, concejal de Recursos Urbanos, fue quien se encargó de explicarle lo difícil que resultaría realizar esta gestión porque " me quiere explicar de donde sacamos los tres millones de euros que se necesitan para ponerla en marcha?". Asimismo, indicó también que serían precisos casi otros 17 millones de euros para llevar a cabo las mejoras en la red de abastecimiento y demás infraestructuras relacionadas con este servicio.

Teniendo en cuenta el plan de ahorro en el que el consistorio avilesino está inmerso desde hace un año, que durará hasta el 2011, Fernández Huerga indicó que no puede hacer frente siquiera al desembolso inicial. El coordinador de IU, Fernando Díaz-Rañón, le replicó apenas minutos después que podrían valerse de los 3,7 millones de euros que han quedado como remanente de tesorería del año pasado.

La Plataforma en Defensa de la Gestión Pública del Agua también intervino en el día de ayer. Fue su presidente, Alejandro Cueli, el que habló y tuvo que ser interrumpido hasta en dos ocasiones por la alcaldes. Ante la duda de que los propios concejales no conociesen el reglamento de participación ciudadana (en el que se recoge la posibilidad de convocar un referendum, tal y como demandan), que aprobaron años atrás muchos de ellos, Cueli lo leyó casi en su totalidad, llevando su exposición más allá de los 40 minutos. Aún así, comenzó diciendo que "consideramos una falta de respeto hacia los 20.000 avilesinos que pedimos paren la privatización que aprueben las alegaciones".


La Voz de Avilés.

Un incidente con un miembro de la plataforma del agua abrió una sesión maratoniana de cinco hora

El Pleno de ayer se sumará a otros varios que en los últimos años han ido creando una lista formada por sesiones maratonianas. Fueron cinco horas en las que, más allá del debate político, hubo tiempo para mucho. El primer hecho que se vivió ayer en el Ayuntamiento, ya antes de iniciarse el Pleno, fue un incidente con una de las personas de la plataforma del agua. Un agente de la Policía Local lo sacó del salón de sesiones por llevar una pegatina y finamente terminó en el suelo.
La intervención de la alcaldesa puso paz. Se dejó entrar a todos los miembros de la plataforma con pegatinas en contra del cambio de gestión del agua, incluida la persona que había sido expulsada, e incluso la concejala de Izquierda Unida Purificación García se sumó con una pegatina en su camisa que mantuvo durante todo el Pleno. La segunda anécdota la protagonizó el portavoz de la plataforma que había pedido intervenir y lo hizo durante media hora, hasta que la alcaldesa le recriminó el tiempo que llevaba hablando y le dio dos minutos para concluir. Pero antes se había leído prácticamente completo el Reglamento de Participación Ciudadana, sólo saltándose algunos artículos tras leer él mismo que quienes intervienen en el Pleno sólo lo pueden hacer cinco minutos. En aquel momento ya llevaba más de veinte hablando.
Del contenido del debate plenario también dan cuenta algunas imágenes que se pudieron verse entre el público. Hubo quienes se echaron algunas cabezaditas en distintos momentos de la jornada. Y ya dentro del debate político se pudieron escuchar algunas frases que, dentro de los largos discursos, devolvieron la atención a quienes siguieron la sesión. Por ejemplo, cuando el portavoz de Izquierda Unida, Fernando Díaz Rañón, sufrió un lapsus casi comprensible, dado el tono del debate sobre la gestión del agua, y dijo que «sólo hay un informe que justifica la creación de una sociedad mixta, yo he preguntado cuánto dinero nos van a dar a la oposición para hacer nuestros informes». Por un momento olvidó que él forma parte del equipo de gobierno desde hace ya más de cinco años.
La sesión se caracterizó por el tono muy rebajado con respecto a los últimos días en el enfrentamiento entre el PSOE e Izquierda Unida, pero, sin embargo, en los bancos de la oposición el Partido Popular aprovechó prácticamente todas sus intervenciones para recordar tanto esas diferencias entre los dos socios como las que también se han puesto de manifiesto en estos días en el propio seno del Partido Socialista de Avilés. Cinco horas, sí, dan para mucho.

Huerga y Rañón defendieron sus posiciones con un tono mucho más relajado y sin descalificaciones ASIA modifica su voto apelando a las 20.000 firmas de la plataforma.

El nuevo debate sobre el cambio de gestión en el servicio del agua marcó ayer un punto de inflexión en la crisis entre PSOE e IU. Las diferentes posturas de ambas organizaciones sobre esta cuestión les ha enfrentado públicamente de nuevo en los últimos días y había puesto al límite el pacto de gobierno. Sin embargo, ayer en el Pleno tanto el concejal de Recursos Urbanos, el socialista Luis Ramón Fernández Huerga, como el portavoz de Izquierda Unida, Fernando Díaz Rañón, midieron al máximo sus palabras y dejaron a un lado las descalificaciones.
El Pleno se había iniciado con la intervención del portavoz de la plataforma que reclama la celebración de una consulta popular sobre la gestión del agua, Alejandro Cueli, que insistió en la defensa de esa posición haciendo lectura del Reglamento Municipal de Participación Ciudadana.
La sesión de ayer no debatía esta cuestión, sino que resolvía las alegaciones que se habían presentado al pliego de condiciones para modificar la gestión del agua. Finalmente se aprobaron ocho de las reclamaciones presentadas, aunque el acuerdo no tuvo el mismo número de votos que el Pleno en el que se había debatido por primera vez este asunto. Frente a los 23 votos favorables de diciembre, ayer fueron 21, ya que los dos concejales de ASIA se abstuvieron apelando a las 20.000 firmas que ha recogido la plataforma. IU mantuvo su postura contraria.
En el debate, el concejal de Recursos Urbanos volvió a exponer los argumentos del PSOE para acometer este cambio en la gestión del servicio: la necesidad de acometer una renovación de la red y de mejorar la gestión para ofrecer un mejor servicio público. Por su parte IU planteó los suyos: el agua no es un servicio deficitario y se podría gestionar a través de una empresas con capital cien por cien público.
Entre esos argumentos, de nuevo el debate de los últimos meses sobre si el agua subirá o no con la creación de esta empresa mixta o sobre si se realizarán al final las obras que se comprometen por parte de la empresa privada que asumirá el 74% del accionariado de la sociedad mixta.
En el debate Díaz Rañón planteó además dos dudas sobre el pliego de condiciones, la primera sobre los informes técnicos que rechazan las alegaciones, para indicar que «estos informes los firman funcionarios de carrera y otros, pero algunas de las respuestas me gustaría saber qué funcionario de carrera la ha dado». Y la segunda sobre la legalidad de la fórmula para la tasa. Estas dudas tuvieron su respuesta, en este caso de forma contundente desde los bancos del Partido Popular, en donde su portavoz municipal, Constantino Álvarez, quiso despejar toda duda sobre la legalidad de este proceso, «y si ustedes (refiriéndose a Izquierda Unida) creen que se está cometiendo alguna irregularidad denúncienlo en los tribunales, sino respeten a quienes tomamos una decisión avalada por los técnicos».

Consulta popular

En este debate era inevitable que ayer también se abordase la próxima entrega de la plataforma de las más de 20.000 firmas para que se debata si este asunto será dirimido por el voto de los ciudadanos en un referendo. ASIA ya mostró abiertamente su disposición a apoyar la iniciativa, mientras que los dos concejales no adscritos no concretaron su posición, pero sí invitaron al equipo de gobierno a reflexionar sobre esta cuestión.
Por su parte, el portavoz del Partido Popular aclaró que «ese debate tendrá lugar en su momento y no le tenemos ningún miedo». Pero defendió la legitimidad del Pleno de ayer para aprobar las alegaciones al pliego que permiten continuar con este proceso.
También el concejal de Recursos Urbanos se refirió a esa posible consulta y aseguró que en el momento en que las firmas sean presentadas serán estudiadas «con seriedad y rigor, y conforme al Reglamento de Participación Ciudadana la decisión sobre la consulta la tomará el Pleno, y si hay una mayoría absoluta que la respalde se presentará al consejo de Ministros».
Con la aprobación de las alegaciones al pliego sobre la gestión del agua se da un paso más en este proceso. Ahora, en el momento en que el Boletín Oficial del Principado de Asturias publique las mismas, comenzará el proceso para que las empresas especializadas puedan presentar sus ofertas.
Junto a este debate, los concejales de los distintos grupos municipales también mantuvieron una importante discusión sobre la gestión económica, al abordar el Pleno la liquidación de presupuestos y la asignación que el equipo de gobierno ha realizado para los 3,7 millones de euros del superávit del pasado ejercicio. El Partido Popular fue, en este caso, el único en no votar a favor y la encargada de defender esa postura fue la concejala Carmen Rodríguez Maniega.
Frente a las cifras que ofreció la concejala de Recursos Económicos, Ana Concejo, en las que destacó que por cuarto año consecutivo la liquidación presupuestaria era positiva y, por tanto, la liquidez y solvencia a corto y medio plazo del Ayuntamiento, desde el PP se señaló el aumento del gasto corriente, algo que la edil socialista defendió por el aumento de servicios que presta el Ayuntamiento. No obstante, a los populares no le convenció la argumentación y pidió que «hagan mejor las cosas y gasten mejor». El debate sobre el destino del superávit a elementos relacionados con la promoción económica sirvió también para enzarzar al PSOE y al PP en una discusión sobre las fiestas y las tasas que abonan los hosteleros y comerciantes.
Urbanismo
Por otro lado, el PP preguntó en el Pleno por el estado de tramitación del vial que una las dos márgenes de la ría y de la ampliación de los accesos a La Carriona. La alcaldesa respondió sobre ambos y del primero apuntó que la decisión sobre el proyecto le corresponde al Principado, y en el caso del segundo que se está redactando el proyecto.
Además, también a preguntas del PP, la alcaldesa negó que 12.000 euros de subvención concedidos a UGT sirvieran para pagar la conferencia que el juez Garzón ofreció en Avilés dentro de los cursos de verano de este sindicato.

No hay comentarios: